NAKA-IMA

El siguiente texto ha sido extraído del libro “Inochi, el libro de la vida” de Masahilo Nakazono ,7 dan Aikikai, originariamente publicado en ingles en 1979, y revisado posteriormente en 1984. Dado que la comprensión del texto es algo oscura debido al contenido espiritual del mismo, cabria aclarar un par de puntos antes de iniciar su lectura.

Cuando el maestro Nakazono utiliza la expresión “palabra o nombre” hace referencia al equivalente occidental cristiano de la “palabra de Dios”. Concepto que probablemente adoptara para poder facilitar la trasmisión de sus conocimiento acerca el Kototama a un publico occidental cristiano de la época.

Dos expresiones que Nakazono emplea constantemente son “a priori” y “a posteriori.” .Las expresiones “a priori” (en latín: previo a) y “a posteriori” (en latín: posterior a) se utilizan para distinguir entre dos tipos de conocimiento: el conocimiento “a priori” es aquel que, en algún sentido importante, es independiente de la experiencia; mientras que el conocimiento “a posteriori “es aquel que, en algún sentido importante, depende de la experiencia.

 

“Naka-Ima es el tiempo y espacio donde la capacidad de la vida humana se manifiesta. Se traduce como Aquí-Ahora, pero los sonidos de aquí-ahora son diferentes, dándoles un significado algo diferente. Este es el punto de comienzo donde el practicante de Kototama, situado en Naka-Ima(aquí-ahora), empieza la búsqueda de todo los fenómenos. Es el tiempo y el espacio de un universo de fenómenos a priori, simplemente manifestándose como una capacidad humana a priori. La verdad no puede ser captada por ningún otro medido. Situarse en Naka-Ima parece simple, pero no es fácil de hacer.

El cielo, las montañas, los ríos- todos existen debido a que la capacidad humana capta y reconoce su existe por lo que son. Con nuestra capacidad creamos civilización- pero Naka-Ima es el momento y el espacio de una vida universal a priori manifestándose como capacidades humanas a posteriori.

Sin estar situados en Naka-Ima para ver el fenómeno en su totalidad, no podemos llegar a la verdad. Debemos desechar primero todo lo que sabemos primero, volviendo a ser niños primeros, en completa ignorancia. En este estado, nuestro ojos ven todo la existencia, formas y colores de los fenómenos; nuestros oídos escuchan sonidos- todos nuestro sentidos físicos sienten algo pero no podemos darnos cuenta de lo que es. Desde la ignorancia los fenómenos se experimentas como si fueran la primera vez. Esta es la primera dimensión de la manifestación de la capacidad humana. Como dijo Lao Tsu”ningún nombre es el comienzo del universo”.

La capacidad humana empieza solo a manifestarse en Naka-Ima. Hay algo más, pero no sabemos el que. Innumerables cosas existes pero no podemos separarlas para reconocerlas y valorarlas.

El ritmo de la primera dimensión de la manifestación vital sale de la boca como un sonido. Sale con naturalidad como el sonido U. Es escuchado por el oído y su vibración es enviada directamente hacia el cerebro, donde se sincroniza con las vibraciones cerebrales. En ese momento le damos al mundo de esa dimensión caótica un nombre: U. Nombrarlo es captarlo en su esencia. Al mismo tiempo estamos reconociendo la primera manifestación del universo.

En este estado sin nombre, sin formas, sin números, los fenómenos de un universo total a priori se manifiestan con el nombre o palabra U. Con el nombre U, el universo a priori viene al mundo como un universo caótico, el cual es reconocido por una capacidad humana a posteriori. Antes de eso, no había nada.

Aparecer en el mundo significa manifestarse como lo reconocen los seres humanos. La capacidad humana capta la existencia de todos los fenómenos universales uno a uno. Esta todo allí en un universo a priori, pero su manifestación conlleva la aparición en el mundo humano a posteriori, captado por la capacidad humana. Esta acción está dentro del sonido, el nombre o palabra. Esa capacidad es dentro de la vibración sonora sincronizada con el cerebro- no se puede manifestar sin ella.

Este sonido, nombre o palabra no proviene de nuestro conocimiento intelectual. Nuestra ritmo vital se sincroniza con el fenómeno del ritmo vital, modificando el ritmo cerebral, y ese ritmo cerebral sale de la aboca como un sonido. Esa es “la Palabra de Dios”.

Las palabras basadas en en inteligencia humana no son la “palabra”. Son palabras Hiluko, que quiere decir que no vienen de la voluntad vital- la voluntad vital se ha perdido.

Un universo a priori universo se manifiesta al crear el cuerpo, dándole capacidad y con esa capacidad se reconoce a si mismo. Ana es la fuente del fenómeno del ritmo vital de un universo a priori; el universo esta totalmente ocupado por este ritmo fuente. Uno a uno, de manera ordenada,, Ana se manifiesta como las vibración del cerebro, Mana, Man o Mani.

Cuando las tribus hebreas errantes se les dio Manna del Cielo, fue simbolizado en la biblia como comida. En el budismo, se conocen como las joyas de Mani. Es el significado de Futo-mani en el principio de Kototama.

La vibración del Mana, el ritmo en si que aparece es Kana, “la Palabra de Dios”. Dicho de esta manera, Kana se escucha por el oído y el sonido es mandado de vuelta a Mana. Ese sonido sonoro, que se sincroniza con el ritmo cerebral, se mezcla perfectamente, fusionandolos en uno solo.

La voluntad vital se sincroniza con el ritmo de Ana, manifestando el ritmo vital del cerebro, Mana. Cuando Kana y mana se entrelazan exactamente, ese es el momento en que captamos la verdad. Captar la verdad quiere decir que un universo a priori se manifiesta con exactitud, a través del orden Ana-Mana-Kana, como una capacidad humana. En ese momento de captar la verdad perfecta, el ser humano, sin ninguna pregunta, desde el fondo de si mismo, con total y completa satisfacción dice”sí!, bien!”

El mundo a priori es llenado con Ana, los 17 ritmos vitales básicos. Ellos naturalmente se sincronizan el uno con el otro manifestandose como ondas cerebrales, el sonido del ritmo vital, Mana. Esa vibración cerebral es la mente, la voluntad o deseo divino; es es la verdadera y pura mente del ser humano.

Si Mana no puede sonar como Kana, no se puede establecer una comparación. Mana esta allí pero sin comparar, no podemos juzgar nuestras acciones a posteriori, si están bien o no. Sin Kana, no podemos captar la verdad, no podemos estar seguros de nuestro pensamiento y acciones; hay una separación entre Kana y Ana-Mana.

La gente espiritual busca en este mundo, deambulando por Ana-Mana, creando religión, arte y filosofía. El otro camino es buscar el mundo de los fenómenos de los cinco sentidos, usando nuestra dimensión inferior de inteligencia. Esto es conocimiento experimentado basado en el idioma Hiluko, comunicándose con palabras cuyos significado fueron creados arbitrariamente por consenso. Produce la civilización material-científico.

Ambas formas de búsqueda son ciegas. En ninguno de los casos conocen el significado de las palabras que usan, los sonidos que hacen. No saben como comparar el idioma hablado con su a priori Mana, la vibración cerebral. Han perdido el camino correcto para buscar la verdad y no pueden darse cuenta de su propia mente pura. Gastan gran energía intentado satisfacer ciegamente sus deseos interiores por momentos.

Tal actividad basada en un sentido físico de realidad esta destinado a a convertirse en la civilización material-cientifico. Los buscadores espirituales, no reconociendo la Palabra, separando el mundo de Ana-Mana de si mismo, naturalmente ven ese mundo de fenómenos cambiando segundo a segundo, como Dios o fenómenos psíquicos.

Separados de si mismo, ellos ven el mundo de Dios como una existencia superior y el yo parece pequeño en comparación. Hay muchas caminos de practica espiritual- algunos bastante difíciles- para ver mas profundamente en el mundo, pero captar el mundo de los fenómenos por completo sin Kana es imposible. El universo a priori emerge como una vida a humana a posteriori en el orden de Ana-Mana-Kana. La primera manifestación es la dimensión caótica de U. Desde allí hay una continua separación en una ordenada secuencia has que se manifiestan los 50 sonidos de Kototama. Estos cincuenta sonidos de Kana contienen el ritmo vital; esa es la capacidad total de ser humano.

Sin la capacidad humana la manifestación del universo es imposible y consecuentemente, si no hay una actividad de los fenómenos, no puede haber una manifestación de la vida. La actividad de un fenómeno a priori universal en una capacidad de la vida humana; es la actividad vital del universo. Por eso el universo es uno y yo soy el universo.

Hasta ahora, he dado una explicación general de la teoría. Deberíamos estudiarlo ahora para ver si es verdad o no. El significado y contenido de cada uno de los cincuenta sonidos del Kototama o de la vida o de la palabra de Dios debe ser captado y hecho cierto interiormente, siguiendo este orden y visualizando la vida contenida dentro de cada sonido. Los sonidos se sostienen como un espejo. Empieza practicando llamando a tu propio Ana–Mana interior como Kana. Para realizar los sonidos Kana exactamente tu debes primero estando en el vacío como en una practica Zen.

Cada segundo las vibraciones cerebrales cambian en respuesta a los sentimientos, memorias, pensamientos, etc… esta actividad no puede ser detenida. Déjalos ir, no te atrapes a ellos; eso es el significado de estar en el vacío. Estos pensamientos y sentimientos son fenómenos que te separan de ti mismo. Si intentamos detenerlos completamente, significa que estamos intentando detener la actividad del cerebro. Nosotros no estaríamos ni dormidos ni muertos- seria como detener la actividad de la vida. El Zen no nos enseña semejante ejercicio sin sentido- no nos pide que muramos de esa manera. El objetivo de la practica del Zen es estar en un lugar que esta separado del fenómeno de las actividades mentales. Necesitamos hacerlo porque desde el vacío contemplamos las actividades cerebrales, un escalón eliminado de un lugar mas profundo, viéndolo como fenómenos. Lentamente descubrirás que el observador detrás de las actividades cerebrales controla estas actividades.

Empieza a practicar estando en el vacío y di cualquier cosa que salga- no desde tu dimensión O. Al principio, no tienes que saber lo que quiere decir tus sonidos- simplemente déjalos salir. Cuando tu liberas estos sonidos, el siguiente paso es hacerlos sonar en series de 5-7-5, diecisiete sonidos en total. Cuando salgan suavemente, realiza 31 sonidos 5-7-5-7-7; continua practicando diecisiete y treinta y un sonidos un y otra vez.

Este ejercicio de sonido natural es una manifestación de nuestra actividad mental en si misma en Naka-Ima. Compara cada sonido que sale de la boca y determina que orden con la tabla de los cincuenta sonidos del Kototama. Comparando los sonidos que realizas con la atabla, sabrás de que dimensión tus vibraciones sonoras se manifestaron, de un momento a otro momento, porque tienes los sonidos de Kototama como un espejo. Tu entenderás intelectualmente, pero todavía no es Kana. Todavía no existe un reconocimiento interior; las verdad no ha sido captada.

Practica los sonidos naturales de esta manera y continua a compararlos, tu descubrirás lentamente si la fuente de la vibración cerebral fue una manifestación de una inteligencia experimentada o una actividad vital a priori que salio directamente como un ritmo cerebral. Podrás ver la diferencia tu mismo, y cuando puedas verlo claramente, podrás empezar a reconocer tu yo interior.

Estas instrucciones son una simplificación. Me llevo más de diez años de practica para llegar al primer paso de entendimiento. Esto solo puede ser realizado en Naka-Ima, aquí-ahora, y desde ningún otro lugar.

El NA de Naka-Ima es el ritmo del nombre, y KA significa iluminación o manifestación; el ritmo se manifiesta primero. I-MA es I, la voluntad vital sujetando un espacio de acción de una dimensión y MA es el espacio de la actividad de I. Explicándolo de otra manera, el ritmo de la actividad de la voluntad vital I, se convierte directamente en el ritmo cerebral y sonoro en un a posteriori. Es el momento y el espacio de la manifestación de un ritmo-acción a priori de I. El espacio y tiempo en a posteriori es un ritmo del cerebro.

Aquí-ahora traducido en los sonidos básicos del Kototama es HI-A-NA-U. Hi es la voluntad de I abriéndose ; A es como una luz en expansión. Los sonido de “Aquí” significan que el ritmo de la voluntad vital esta tomando una acción expansiva

“Ahora” es NA, el ritmo-sonido del Nombre o la Palabra, con continuando a manifestarse como el cuerpo, U- como los cinco sentidos físicos, incluyendo la vibración del cerebro. Aquí-Ahora es la manifestación permanente y continua de la vida física humana.

El pasado, o memoria solo existe en nuestra capacidad dimensional O que se manifiesta en Naka-Ima, La existencia del futuro es la capacidad de la dimensión A – esperanza e imaginación- que se manifiesta en Naka-Ima. La verdad de la existencia de ayer y hoy es solo el momento y lugar de Naka-Ima. Debemos reconocer esto primero con completa certeza.

La realidad de lo que nosotros pensamos- cuando creemos”I lo tengo; esta allí, lo se” existe solo en Naka-Ima, aquí-ahora. La verdad no puede nunca existir separada de Naka-Ima; sin ella no hay una verdadera existencia, No deberíamos olvidar esto. Si dejamos el lugar de Naka-Ima, no podemos nunca captar la verdad; es la primera puerta.”

INTRODUCCION AL KOTOTAMA por Masahilo Nakazono

El siguiente fragmento traducido del ingles perteneciente a un libro públicado en originalmente en 1979 por Masahilo Nakazono (1918-1994), “Inochi, the book of life”,(Inochi, el libro de la vida) un tratado acerca Kototama. Probablemente una de las pocas obras que se han publicado acerca de esta milenaria y misteriosa “religión” o creencia japonesa en occidente.

El kototama siempre ha sido un misterio para la gran mayoría de practicantes de Aikido, a pesar de que el fundador del Aikido, Ueshiba Morihei fue un practicante de kototama y un shintoista muy devoto y que la filosofía del Aikido viene impregnada por sus creencias personales, pocas o ninguna son las explicaciones que dejo en vida sobre sus conocimientos del kototama. Nakazono fue probablemente su heredero espiritual en este sentido, y prueba de ello fue todo el legado e información que dejo trás de sí. Si bien es, en general, algo oscuro y difícil de captar, el hecho de tener un conocimiento superficial de kototama no nos puede ayudar a entender mejor la filosofía no-competitiva y protectora del Aikido

Se puede descargar de manera gratuita en PDF en ingles en el siguiente link http://es.scribd.com/doc/31725652/INOCHI-the-Bbook-of-Life

“El principio de Kototama fue perfeccionado hace muchos años por nuestros ancestros humanos. Es el principio del a vida humana en su totalidad, el principio que gobierna la actividad de la vida del universo. Es la ley de operación de la capacidad humana, su derivación, su manifestación y acción.

Esta dentro del alcance de la capacidad humana el crear religión, filosofa, arte, ciencia, economía, política, etc,,, Esas manifestación de habilidades y acción, de las cuales todas las civilizaciones en su miriada de aspectos son creadas, siguen el principio o ley del Kototama. Es, por lo tanto, la ley básica o espejo del juicio final.

Somos nosotros los seres humanos los cuales debemos juzgar lo correcto de lo incorrecto, el bien u el mal, de aquellas cosas que hemos creado. Sin nuestra purificación, nosotros no podemos dictaminar un juicio final.

Alrededor de hace unos ocho mil años. El único principio verdadero para los seres humanos fue oculto y la civilización continuo su desarrollo en ignorancia de este `principio.

Para la Salvación de toda la humanidad- para salir del mundo infernal que nosotros mismo estamos creando, nuestra civilización actual- debemos recapturar este principio de la vida y volver a nuestro origen humano original y natural. La salvación no viene de ningún otro lugar. Somos nosotros que debemos salvarnos a nosotros mismo, pero necesitamos el espejo con el cual hacerlo. Para empezar, os da´re una linea general del principio aquí, para aquellas personas que estén leyendo acerca de ello por primera vez.

La manifestación de la vida humana, ambos cuerpo y espíritu, es la actividad de la vida humana total en un universo a priori: humano= universo. La vida humana es el universo en si mismo; esta explicación de nuestra vida es la premisa básica del principio del Kototama.

En libros antiguos, la explicación del principio seguido de el orden de las dimensión, de un universo a priori a su manifestación de la vida humana y su capacidad; mi explicación sigue el mismo orden. Los pasos que debemos tomar en la búsqueda de un yo más profundo- de el quie soy y estar absolutamente cierto acerca de ello, debe seguir este orden. Es imposible encontrar la verdad definitiva si el orden es el inapropiado.

La voluntad y el poder de la vida humana , I-WI, actúa como ocho vibraciones motoras, es esta acción que más tarde crea el cuerpo humano.

Las ocho vibraciones motoras se sincronizan con el fenómeno de un universo a priori, atrapando el ritmo de la vida como dimensiones separadas, captando el universo como U-A-O-E, las cuatro dimensión de los sonidos madre.

La energía de una dimensión U a priori manifiesta como el ritmo vital de una capacidad a posteriori u ese ritmo vital, como sonido, es doble-U o WU. Es el ritmo vital fundamental de las capacidades de nuestros sentidos físicos.

De manera similar, una dimensión A a priori manifestada como el sonido WA; WA es el ritmo fuente de una capacidad de a posteriori de la capacidad espiritual.

La dimensión O se convierte en WO, la capacidad para el almacenamiento o memoria, la inteligencia y conocimiento de un ser a posteriori.

E se manifiesta como WE, la capacidad del juicio.

Sin el espejo del principio de Kototama, es casi imposible reconocer las cuatro dimensiones por separadas. Las mezclamos y actuamos desde el deseo, no sabiendo que deseo es, y de que dimensión de nosotros proviene.

Y no podemos descubrir nunca la existencia de nuestra substancia, I, la energía que nos da estas dimensiones con sus diferentes capacidades y deseos.

La acción humana se vuelve la actividad del yo ausente. Vemos nuestra vida como una existencia separa del fenómeno existencial exterior. Sin el reconocimiento de I, nosotros demes automáticamente tener un punto de vista relativo.

Con una capacidad a posteriori- dimensiones WU-WO-WA-WE- los fenómenos universales se ven por separado, como diferentes realidades, Parece asi en realidad, pero todavía no es la verdad.

Cuando no s damos cuenta de la verdad definitiva de la vida human y del universo como uno, entonces la civilización alcanzará la perfección- y no antes de ello.

La verdad no es su principio o teoría. Es la ley de la actividad total de la vida del universo, dinámica y cambiante como una corriente- la ley y el ritmo en si mismo.

Para percibir esta corriente dentro de nosotros mismo, debemos dejarlo todo y entrar en ello- porque estamos allí.

El único camino para captar la verdad es abrir el ojo de la vida de nuestra substancia, I-WI. En el mundo de la verdad, el lector debe entender que una acción verdadera es más apreciada que cualquier cantidad de conocimiento válido.

No luches sobre las palabras de un libro. Cualquier explicación de la verdad no nunca la misma como la verdad en si misma. Intentar captar el sentido interior de este libro, el mensaje subyacente el cual es su verdadero significado.”.- Masahilo Nakazono (1918-1994)